Stan Lee, el hombre que le cambió el espíritu a los superhéroes en el cómic y en el cine

El fundador de Marvel murió a los 95 años. Dejó un legado de personajes que traspasaron las viñetas, como Iron Man, Hulk y Capitán América, entre otros.

«Solía avergonzarme porque era un escritor de cómics mientras otras personas construyen puentes o se dedican a la medicina. Pero después me empecé a dar cuenta de que el entretenimiento es una de las cosas más importantes en la vida de las personas». Desde que trabajaba siendo un adolescente en una pequeña editorial hasta que se transformó en el cráneo detrás de los superhéroes más famosos de Marvel, Stan Lee siempre buscó lo mismo: entretener. A los 95 años, su muerte no tapa para nada su legado, un mundo de personajes de mundos ficticios que ocupan viñetas y líneas de infinidad de historietas, libros, revistas, series y películas.

Fue el genio detrás de la pluma de los guiones de El Hombre Araña, El Increíble Hulk, Los X-Men, Los Cuatro Fantásticos, Thor, Iron-Man, Capitán América, entre otros. A partir de la década del ’60, Marvel construyó un imperio y multiplicó sus relatos dibujados que compitieron de igual a igual con su competencia, DC Comics, dueña de superhéroes de la talla de Batman y Superman.

Lee fue editor, director artístico y guionista de Marvel. Sus personajes eran diferentes a los que aparecían en DC. Junto a los artistas Jack Kirby, Steve Ditko, John Romita y Jim Steranko pinceló el espíritu de los héroes modernos: personas con poderes especiales para salvar el mundo pero conflictuados, con conciencia política y con planteos existenciales.

Buenos ejemplos de esto son Peter Parker, el Hombre Araña, un adolescente apesadumbrado por ser huérfano y diferente a sus compañeros;las mutaciones de los X-Men; las deformaciones de los Cuatro Fantásticos; la posición política de Iron-Man; la doble cara de Hulk; la visión de la historia de Capitán América.

Entre fines de los ’70 y principios de los ’80, Stan Lee empezó a pisar Hollywood con sus tramas. Hasta ese momento los únicos personajes que habían trascendido el papel habían sido Superman -en varias series y en el cine- y Batman -en la televisión. En 1977 aparece la serie El Increíble Hulk, uno de sus principales hits más allá de los comics. Varios personajes de su mundo se entrelazan en esta ficción protagonizada por Bill Bixby y Lou Ferrigno como David Bruce Banner/Hulk.

Lo mejor que le pasó a Marvel a principios de la década de 2000 fue darse cuenta de que el cine podía ser el mundo al que tenía que recurrir para retroalimentar las historias que seguían apareciendo en viñetas. Empezaron a llegar las primeras películas que dejaban atrás el desastre que fueron algunos intentos fallidos en la década del ’90: Capitán América, Hulk y Los Cuatro Fantásticos.

Pero el salto de calidad y la transformación total del mundo marveliano fue el diseño de todo un universo creado partir de Iron-Man, en 2008, para unirse en varias aventuras de los Avengers: Thor, Capitán América, Guardianes de la Galaxia, Doctor Strange, Ant-Man, Pantera Negra, entre otros. En el medio, claro, la fusión de Marvel con Disney que infló todo.

Histriónico, inquieto, emprendedor, siempre de buen humor y con ideas que trascendían su propia cabeza, Stan Lee dejó una huella inolvidable en el cine y el universo del cómic. Siempre con un único objetivo en el horizonte: entretener.

  • https://tn.com.ar/tecno/f5/stan-lee-el-hombre-que-reinvento-el-espiritu-de-los-superheroes-en-el-comic-y-el-cine_915308

2018-11-13T13:07:45+00:00