Un nuevo sistema de ventilación reduce las infecciones hospitalarias

Buscan reducir las infecciones hospitalarias. El objetivo: una mejor construcción de los hospitales.

Al ser internado en un hospital, está latente el riesgo de recibir una infección intrahospitalaria. Si bien en la mayoría de los casos es mínima la chance, existe y los científicos buscan la manera de morigerar o extinguir por completa esta posibilidad. Se calcula que anualmente el 6% de los pacientes que son ingresados en un hospital contraen una infección.

Estas infecciones pueden ser provocadas por el contacto directo con personas infectadas, por sangre, por el agua y por vía aérea.

La infección por vía aérea es objeto de estudio de un grupo de investigadores de la Universidad de Córdoba (UCO) y Valladolid, y permitió evaluar el riesgo de infecciones entre personas en función del sistema de ventilación. Distintos agentes patógenos pueden trasmitirse por vía aérea mediante partículas de agua emitidas por las personas al ambiente a través de la saliva al toser, hablar o al respirar.

Las partículas pequeñas quedan suspendidas en el aire y en el caso de portar estos patógenos, pueden provocar infecciones al ser inhaladas por otra persona.

El trabajo fue publicado en Energy and Buildings y señala cómo es posible reducir las infecciones hospitalarias seleccionando adecuadamente el sistema de ventilación, así como las renovaciones del aire del local cuando se diseñan las instalaciones hospitalarias. El estudio, según explica el autor principal e investigador de la UCO Manuel Ruiz, apuesta por un método que reduce el riesgo de infección cruzada entre dos personas “sobre todo en habitaciones de pacientes aislados, las de mayor riesgo”.

Cómo se hizo la investigación: los tipos de ventilación

Los sistemas de ventilación por desplazamiento que introducen el aire a muy poca velocidad, fueron uno de los estudiados. “Actúa como si se tratara de un pistón, es decir, como si empujáramos el aire desde la parte inferior del local hasta sacarlo por la parte superior de manera continua”, explicaron. Sin embargo, este sistema recomendado no es el que habitualmente se aplica en los hospitales, donde generalmente se usa el de ventilación por mezcla, que consiste en introducir el aire en la habitación con el objetivo de diluir el contaminante.

La normativa internacional que rige el diseño de hospitales contempla renovar el aire 12 veces a la hora en este tipo de habitaciones. Con el sistema de ventilación por desplazamiento que propone este trabajo, el número más óptimo se reduciría a 9, ya que presenta menor riesgo de infección cruzada entre personas.

Para llevar a cabo este estudio se ha reproducido una habitación que simula la de un hospital, con maniquíes térmicos donde han realizado un elevado número de ensayos experimentales con distintos patrones de flujo de aire correspondientes a distintos sistemas de ventilación. El análisis, enmarcado en una investigación más amplia sobre patrones de flujo de aire desarrollada desde 2014, busca, entre otros objetivos, la elaboración de una guía de diseño para profesionales de la ingeniería que trabajan en los sistemas de ventilación de las instalaciones hospitalarias.

2018-02-08T23:50:08+00:00